Tras un fin de semana intenso, lleno de adrenalina, tensión y nervios, el inglés Jamie Flynn obtuvo el trofeo del campeonato mundial de Base Jump Extreme celebrado en junio de 2012 en el Gran Hotel Bali. Sin duda, un merecido ganador ya que la competición estuvo muy reñida hasta el último instante.